Recursos Educativos Abiertos (REA) Transcripción



Hola, mi nombre es Dr. Rob Austin McKee, profesor de Comportamiento Organizacional y Liderazgo, aquí con MGT.EDU, la escuela de negocios de acceso libre. En este video vamos a platicar acerca de los Recursos Educativos Abiertos, comúnmente abreviados como REA o, en Ingles, OER. Al hacer esto, cubriremos algunos conceptos básicos relacionados con leyes de derechos de autor, el principio de uso justo, licencias abiertas, el dominio público y algunas maneras para que los estudiantes reduzcan sus costos además de usar REA. También hablaré de algunos de los beneficios que los REA tienen tanto para estudiantes como para educadores. If you speak English, there is an English version of this video available on the YouTube channel MGT.EDU. También puedes encontrar la transcripción de este video en mi website, robaustinmckee.com.


Así que, ¿qué son los Recursos Educativos Abiertos? ¿A qué nos referimos con REA? Empecemos con un poco de historia. El término fue acuñado en el año dos mil dos en un foro organizado por la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Desde entonces, ha sido adoptado y adaptado por muchas otras organizaciones, incluyendo organizaciones sin fines de lucro, colegios, universidades, el Congreso de los Estados Unidos, e incluso las legislaturas de algunos estados. UNESCO define REA como “materiales didácticos, de aprendizaje o investigación que se encuentran en el dominio público o que se publican con licencias de propiedad intelectual que facilitan su uso, adaptación y distribución gratuitos.” REA puede incluir planes de estudio completos, materiales de cursos, módulos, libros de texto, multimedia, evaluaciones, software, y cualquier otra herramienta, materiales o técnicas, digitales o de otro tipo, usados para apoyar el acceso a conocimiento. Aunque hay una variedad de definiciones de REA, esa definición representa a muchas de las definiciones que hay disponibles. Definitivamente hay mucho por aclarar en esa definición. Así que, empecemos con las aclaraciones.


En mi opinión, el aspecto más relevante de los REA es el requerimiento legal relacionado con el dominio público y licencias abiertas. Los trabajos más creativos suelen estar protegidos por derechos de autor, marcas o patentes. Por cuestiones de tiempo me voy a enfocar en derechos de autor. La ley de derechos de autor es muy interesante –ya se que están pensando: “Rob, no hay manera de que eso sea interesante. Por favor no hables de ello.” Pero, permítanme hacerlo. Es interesante porque el derecho de autor existe en el momento en que un trabajo es creado y plasmado de alguna manera que otros pueden percibirlo. De esta manera, un trabajo “protegible” por derechos de autor está de hecho protegido aun cuando no sea registrado. Cuando alguien escribe un artículo y lo “postea” en su blog personal, ese trabajo está protegido. Cuando las personas “postean” fotografías o videos tomados por ellos mismos en sus redes sociales, esos materiales están protegidos. Cuando alguien crea ilustraciones, graba canciones que ha escrito o produce cualquier otra forma de trabajo creativo, estos trabajos están protegidos.


Puede ser fácil violar alguna de estas protecciones de manera involuntaria. Vamos a discutir tres formas para evitar infringir derechos de autor: 1) usando trabajos que son parte del dominio público, 2) usando trabajos que fueron liberados como licencias abiertas, y 3) usando trabajos bajo el principio de uso justo.


Empecemos con uso justo, que permite que algunas porciones de trabajos protegidos por derechos de autor sean usados públicamente para propósitos limitados y “transformadores”, como comentarios, críticas, reportes de noticias, enseñanza, investigación, generación de conocimiento y parodia. Este principio es el que me permití copiar, de manera textual y sin permiso, la definición de REA de la UNESCO. Puedo hacer esta cita textual porque estoy intentando, por lo menos, agregar nuevo conocimiento a estas ideas de una manera que yo espero que beneficie al público. Todavía más, copié sólo una pequeña porción del texto disponible en el sitio web y es muy probable que, al hacer esto, no le causaré daño a la organización, financiero o de otro tipo. Existen además lineamientos especiales y específicos que aplican en ambientes educativos, que permiten a los educadores usar materiales o porciones de materiales para propósitos académicos, no comerciales. Estos lineamientos representan algo así como un acuerdo informal entre los dueños de los derechos de autor y los educadores que escribieron la ley. Aun así, por lo general estos lineamientos dan a los educadores mucha libertad y, si se siguen, deberían prevenir demandas y otras incomodidades legales. Por favor entiendan que armar paquetes académicos no se considera uso justo. Si requieres más información acerca del uso justo de los lineamientos para educadores, revisa la Circular 21, publicada por la Oficina de Derechos de Autor, disponible en copyright.gov. Son 24 emocionantes páginas de texto, en inglés, así que no tomes lo que dije en los últimos 24 segundos como una licencia abierta para usar, de manera indiscriminada, material protegido por derechos de autor, usando como pretexto la idea del uso justo.


Si quieres una licencia abierta para usar algo, deberías buscar por algo con… una licencia abierta. Cuando algo tiene una licencia abierta, generalmente provee permiso universal, gratis, y perpetuo para que cualquier persona –en base a la definición de Creative Commons de la REA- pueda usar el material en cualquiera de las cinco actividades permitidas: mantener, revisar, combinar, reutilizar y redistribuir. Pareciera que estas cinco actividades nos permiten hacer básicamente lo que queramos con un recurso, descartando, por supuesto, su uso con fines comerciales. Sin embargo, en la práctica, estos permisos varían dependiendo de la licencia específica aplicada al trabajo en cuestión.


Si algo tiene una licencia Creative Commons, que es el estándar para libros REA, por lo menos podemos copiar, distribuir, presentar y utilizar el material, mientras que demos crédito a las partes involucradas. Probablemente también podamos crear y distribuir trabajos derivados y usar el material para fines comerciales, dependiendo de la licencia específica. La moraleja: Lee la licencia. Entiendo que el término “licencia” tiene una connotación intimidante en este mundo de políticas de privacidad y acuerdos de usuario rebuscados e incomprensibles, pero Creative Commons usa lenguaje que es simple y conciso. Se los prometo. Su website, CreativeCommons.org es una excelente fuente de ayuda para navegar en estos menesteres. Por favor chéquenlo.


Discutamos ahora el dominio público. Este incluye trabajos que no están protegidos por las leyes de propiedad intelectual. Como tales, no tienen restricciones de uso. Hay al menos cuatro razones por las que cierto trabajo puede ser parte del dominio público. (1) La protección del derecho de autor pudo haber expirado. (2) Los dueños de los derechos de autor pudieron haber olvidado o fallado en la renovación del derecho. (3) Los dueños de los derechos de autor pudieron, de manera intencional, haber querido que el trabajo fuera del dominio público. Awww! y (4) Pudiera ser que el trabajo no sea protegible con derechos de autor. Por ejemplo, los hechos y teorías, per se, no se pueden proteger con derechos de autor. Sin embargo, manifestaciones de hechos o teorías que sean únicas sí puede ser protegidas. Es responsabilidad de cada persona verificar si cierto trabajo es parte o no del dominio público antes de usarlo. Sin embargo, encontrar colecciones de trabajos en el dominio público es fácil. Por ejemplo, el website de la Biblioteca del Congreso provee acceso a una vasta colección de trabajos del dominio público. Una vez más, los invito a checarlo.


Si te interesa saber más acerca de derechos de autor, el principio de uso justo o del dominio público, te recomiendo que vayas a Copyright.gov.


Vayamos ahora a cosas no incluidas en el término REA, pero que pueden todavía ayudarnos a reducir costos para nuestros estudiantes. Primero, podemos dar a nuestros estudiantes links a trabajos protegidos por derechos de autor que los individuos u organizaciones han puesto disponibles de manera pública, en línea. En estos casos no estaríamos manteniendo, revisando, combinando, reutilizando o redistribuyendo los contenidos, por lo que no estaríamos violando los derechos de autor. Este tipo de recursos puede incluir prensa en línea, publicaciones periódicas, revistas, revistas especializadas, journals, videos, e incluso websites o blogs personales. Podemos perfectamente discutir los contenidos de estos sitios en clase gracias a los lineamientos de uso justo para educadores. Por supuesto que debemos ser muy cuidadosos en la selección de estos materiales. Lo mismo aplica para los REA o cualquier otro material que queramos usar en nuestros cursos, incluyendo libros de texto tradicionales. También está la siempre presente posibilidad de que estos trabajos sean removidos o restringidos en algún momento por los individuos u organizaciones que los hicieron accesibles.


Como segunda alternativa a los REA, podemos usar la vasta cantidad de recursos disponibles en las bibliotecas de nuestras respectivas universidades, que no hacen cargos extra a los estudiantes, además de lo que ya seguramente pagaron como parte de su colegiatura. Es probable que te sorprendas al darte cuenta de la cantidad de material a la que tienes acceso a través el website de tu biblioteca, típicamente disponible de inmediato vía internet. Sólo recuerda que no deberías hacer los documentos accesibles a otros estudiantes. Ni siquiera deberías publicarlos en sistemas de administración de aprendizaje como Blackboard. Al hacerlo, técnicamente estarías violando derechos de autor. Lo que sí puedes hacer es poner las ligas a esos materiales.


Una tercera opción a los REA es que nosotros desarrollemos nuestros propios recursos para ser usados en nuestras clases. Por ejemplo, yo escribí mi propio caso para mis clases de MBA en lugar de usar un caso de una editorial, que carga $15 dólares a cada estudiante por tener acceso al material durante la clase. De tal manera que, si tengo ciento cincuenta estudiantes por semestre, en un año le estoy ahorrando cuatro mil quinientos dólares a mis alumnos. Para mí, este ahorro representa una buena inversión de mi tiempo en la escritura de un caso. Y puedo eventualmente decidir liberar el caso a través una licencia abierta, para que también otros profesores puedan usarlo.


La reducción de costos a nuestros estudiantes son un beneficio importante de los REA. En la última década, los costos de los libros de texto han aumentado a una razón de varias veces la inflación. Imagina, desde la perspectiva de tus estudiantes, los beneficios de reemplazar un libro de texto de cien, doscientos o trescientos dólares con un libro REA, gratis. El impacto financiero acumulado de esta decisión en las vidas de nuestros estudiantes puede ser sustancial, especialmente si esa decisión es tomada en múltiples cursos en el plan de estudios de un estudiante. Ha sido ampliamente reportado que la mayoría de los estudiantes universitarios deciden no comprar o rentar libros de texto y otros materiales por sus altos costos. Esto, claramente, reduce sus posibilidades de éxito. Así que, el uso de REA beneficia a nuestros estudiantes más allá de lo financiero. Puede impactar su desempeño escolar. Y, como profesores, pudiéramos nunca volver a escuchar la frustrante declaración de un estudiante emproblemado, “Pues sí, no compré el libro”.


Entiendo que quitar a nuestros estudiantes la carga de los costos impuestos por el uso de libros de texto tradicionales al adaptar REA puede representar un costo para nosotros, como educadores, en términos de seleccionar los REA y adaptar algunos de los materiales que usamos actualmente en nuestras clases, etc. Definitivamente puede requerir tiempo y energía extra. Pero -y quizás pienses que estoy loco por decir esto- hay cierto gozo en revisar y revitalizar un curso que quizás hemos estado dando de la misma manera por años. Los REA nos dan libertad, independencia y propiedad de nuestros cursos porque nos permiten mantener, revisar, combinar, reutilizar y redistribuir esos materiales de maneras que no son posibles usando libros de texto tradicionales.


Si quieres explorar algunos REA para tus cursos, simplemente teclea “REA” (o “OER”) junto con el tópico que enseñas en el motor de búsqueda de tu preferencia y presiona “enter.” Si eso es demasiado genérico, ambiguo o precario para ti, aquí vienen recomendaciones más específicas. OpenStax, una organización sin fines de lucro surgida de la Universidad Rice, ofrece excelentes recursos que cubren una gran variedad de tópicos, que típicamente incluyen bancos de exámenes y presentaciones de PowerPoint como suplementos a sus libros de texto. Los websites de las bibliotecas de la Universidad de Minnesota, la Universidad de Massachusetts en Amherst, la Universidad de Pittsburgh y la Universidad Estatal de Nueva York tienen excelentes recursos, al igual que los OER Commons y The Community College Consortium for OER, además de muchos otros. Empieza en algún lado y ve dónde terminas.


Voy a parar aquí. Gracias por ver este video. Lo espero que te haya parecido informativo y al menos un poco interesante. Si es sí, por favor dale me gusta y suscríbete a este canal. Si tienes preguntas, comentarios, alguna preocupación o solamente quieres decir hola, por favor déjanos un mensaje. Me gustaría agradecer a mi amigo y colega Julio Canedo por ayudarme con la traducción en este video. De nuevo, mi nombre es Dr. Rob Austin McKee con MGT.EDU. ¡Qué tengan un excelente día!.